Muchos factores pueden provocar irritaciones oculares. Entre ellos, inflamaciones de los párpados o de la conjuntiva, cambios en la película lagrimal o diferentes factores ambientales, como la radiación ultravioleta (UV), viento, humo o polvo. Para contribuir a la salud de los ojos no se debe descuidar el cuidado diario de los ojos.